Posted in:Nacimos para triunfar -1983

LA INICIACIÓN  Y  LOS MILAGROS

la iniciacion y los milagros

la iniciacion y los milagros

LA NATURALEZA y tendencia de la mente es buscar el placer. Los sentidos lanzados hacia afuera son difíciles de controlar.  Solamente puede ser pacificado el órgano mental sincronizando sus movimientos del núcleo de Chitta, con la fuerza cósmico-vibratoria de la corriente interna de cada ser, lo que es automáticamente si se practica Mantra Yoga Meditación.
Poco importa la capacidad en la escala del pensamiento del que se decide a emprender el viaje hacia la realización tampoco se toma en cuenta su preparación académica o nos la experiencia nos ha demostrado que todas las facultades según la evolución de cada iniciado se van activando armónicamente.

Para iniciarse en Mantra Yoga Meditación, no hay necesidad de ninguna conversión religiosa o filosófica, esta es una técnica científica que produce positiva-mente sus efectos en quienes la practican en la forma indicada; es decir, el individuo puede continuar en su religión, y seguir el curso norma de su vida sin ninguna alteración.
No hay rígidas normas o reglas que cumplir.

Los iniciados en Mantra Yoga Meditación son libres como el viento, no se coarta el libre desarrollo de cada persona. Sólo le es trazado el camino, y se le educa para que discierna y supere todas las debilidades mentales, y sepa conocer mejor su propia existencia para su bienestar.

No hay pompa ni ostentación en esta práctica. Todo es sencillo y armonioso. La iniciación se alcanza cuando verdaderamente se está en condiciones kármicas de asimilar el conocimiento.

Todo lo que el aspirante tiene que hacer después de iniciado. Es ir hacia adentro cada día.

Hacer la práctica del Mantra Yoga Meditación es una solemne y extraordinaria experiencia espiritual.

No se le exige leer montones de libros, sólo necesita en silencio ponerse dos veces al día en contacto con su propio ser, y así afinando el instrumento de su mente, vibrará con el canto imperceptible de la Naturaleza y beberá del sagrado néctar de la expansión de la conciencia.

Aprenderá por sí mismo, que el Maestro no es el cuerpo sino la energía potencial manifestada a través del cuerpo.
Los cuerpos no pueden, ni tienen inteligencia para ser maestros espirituales. El cuerpo es usado por los Maestros como grueso instrumento para poder objetivamente enseñar, y guiar a sus discípulos en el sendero.

¿Cómo podría el discípulo en su presente estado dimensional, conocer a un Maestro y recibir la iniciación? Sólo por medio del cuerpo que conscientemente ocupa el Maestro, él puede acercarse, reconocerlo e iniciarse; de lo contrario no sería posible.

El Maestro es el preceptor que en forma corporal permite establecer el contacto con el discípulo, para conducirlo al tabernáculo de su verdadero Hogar Divino.

Para quienes anhelan una paz permanente y liberarse de las preocupaciones, el Verbo Supremo hecho hombre asume la forma corpórea para proporcionar a los hombres que buscan dejar de ser marionetas ole los sentidos, y de las fluctuaciones mentales.
La misma Biblia está diciendo que el Verbo se hizo Carne y habitó entre nosotros. ¿Qué es el Verbo, y qué es la Carne? El Verbo es la palabra Sagrada Aum, esto es en Sanskrito, y en Español, es Ser Supremo.
La carne se refiere al cuerpo; es por eso que los sabios o Maestros espirituales no son el cuerpo. es decir, no son la carne, sino el Verbo que toma la forma del cuerpo. para seguir su obra de redención humana.

Desde que el discípulo se pone en contacto con el Verbo, lo que ocurre a partir del momento de la iniciación, se produce una invisible unión entre Maestro Y Discípulo, y entre Discípulo y Maestro.

Una vez alcanzada la Iniciación en Mantra Yoga Meditación, el Verbo o Palabra Sagrada se hace audible para el discípulo durante toda su vida.
Protegiéndolo a cada instante durante esta existencia física y después de ella. Esto será así, hasta que alcance la estatura final del hombre liberado.
A este Verbo se le conoce como Voz Suprema y Voz de Dios, muchos le llaman Corriente de Sonido Cósmico.

La Sagrada Dulzura normal del sonido mántrico, que el discípulo recibe con la Iniciación en Mantra Yoga Meditación, es la más grande sutileza que hay en el Universo

Durante la práctica diaria el estudiante permanece consciente, éste es un estado sublime en la vida interna del discípulo.
Se establece la más sólida unión entre Maestro y discípulo, siempre que el discípulo sea sincero, perseverante y mantenga la firme devoción para alcanzar la meta deseada.

La iniciación es el primer peldaño de la escalera de la vida para ascender gradualmente al Salón de la Sabiduría.
Cuando te inicias, se te otorga el Verbo o Palabra de Poder, y el Verbo será contigo para siempre.
Este Verbo es un arma poderosa contra todos los peligros que te acechan en este mundo.

La iniciación en Mantra Yoga Meditación implica la responsabilidad y el deber del discípulo de practicar sin desmayo con toda inocencia, y en esta forma, la mente será más fuerte y el cuerpo más sano. Acércate a la verdad y vencerás las  dificultades y las aflicciones de tu vida.

Se estrecharán más los lazos entre Maestro y discípulo en la medida que la sincronización es más fuerte. El Verbo o Palabra Sagrada de Poder cargada con amor por la Gracia del Maestro, cubre de energía magnética totalmente al discípulo.

Para saber hay que practicar el Mantra Yoga Meditación con regularidad, y el progreso no tardará en llegar.
Esta enseñanza y logros alcanzados por ella no es un milagro. Los Maestros espirituales no hacen milagros, porque éstos no existen como tales.

Los llamados milagros no son más que manifestaciones armónicamente condensadas por las vibraciones de las leyes naturales, puestas en movimiento por la intención del Maestro.

Por ejemplo, en una época Samudar fue Rey de Cachemira. Enfermó y no tardó en morir. Es costumbre en La India quemar en la pira el cadáver para convertirlo en cenizas, pero sucedió que del cuerpo del Rey
solamente se consumió su carne, quedando su esqueleto igual; esto causó asombro, porque en la pira se consume y se quema tanto el esqueleto como la carne, durante toda la historia de su uso: Era la primera vez que ocurría un hecho de esa naturaleza en Cachemira.
Fueron llamados a consultar los Astrólogos del Rey Samudar, y dijeron que había dicho una mentira donde siempre se habla la verdad, y que su esqueleto sólo se podría quemar y él ser liberado de esta dificultad, cuando apareciera un Maestro de Sabiduría que tocara con sus pies los huesos del Rey muerto.
Poco tiempo después de esta observación, llegó al lugar un Maestro, fue conducido de inmediato a la pira, y sin hablar con nadie, tocó con sus pies el esqueleto y éste inmediatamente se incendió convirtiéndose en cenizas.

Estos son poderes, no milagros. Es la cristalización de la voluntad del Maestro. Las materializaciones que de vez en cuando algunos Maestres acostumbran a realizar, lo hacen para enseñar que hay poderes ocultos en el hombre que pueden ser despertados, pero esa no es realmente su misión.

Existe para millones de devotos de La India un árbol conocido como Kalpataru o árbol de los deseos.
Actualmente hay maestros que desconciertan a los científicos tomando de ese árbol las frutas que desean, frescas, maduras, y abundantes, ya sean mangos, peras o papayas, etc. y las dan a sus devotos quienes las comen gozosos.
Esto lo hacen los Maestros sin tomar en cuenta la estación del año. Ellos pueden satisfacer los deseos mundanos de esta manera por su poder, pero realmente lo hacen tratando de que se acerquen cada día más a los fines elevados de la bienaventuranza.

Estas materializaciones las realizan no para divertirse ni para sorprender a nadie, sino cuando las circunstancias por necesidad lo requieren, y el individuo por sus ganancias kármicas lo merece. Esto también sucede con las curaciones.

Estos hechos no conducen a la liberación del hombre, aunque el liberado si lo desea puede realizarlo.
Ejercer estos poderes sin correr el peligro de quedarse solo en la superficialidad de la taumaturgia y transmutaciones de la materia, y sin olvidarse de la meta que es llegar al corazón del Absoluto y hacerse uno con El.

Es necesario que quien actúe en esta forma sea un Sabio, porque de lo contrario es un prisionero de la
relatividad.
Las gentes a veces se acercan donde se hacen estas cosas para que le materialicen objetos, y lo curen de enfermedades, no para que se le enseñe la práctica de la Meditación que los acerque al Todopoderoso.

Desde este punto de vista no es conveniente. Para muchos grandes Maestros es perder el tiempo materializar objetos, aunque ellos también conocen la técnica de hacerlo a voluntad.

Titubear en seguir las enseñanzas de un Santo Maestro Yoga porque éste no acostumbra a materializar cosas, o hacer milagros corno dicen muchas gentes, es tan ridículo como pensar que un hombre sin piernas y sin pies pueda caminar; o que un ciego puede ver.
Los discípulos cuya visión interna se ha despertado, siempre pueden ver grandes manifestaciones sutiles a cada instante.
Aquellos que sólo anhelan ver milagros, y que le materialicen objetos, están muy lejos del sendero espiritual.
Lo importante y determinante es acercarse al Maestro, recibir de él sus enseñanzas, para poder romper la ligadura del apego y de los deseos; y con la técnica enseñada, tal como el Mantra Yoga Meditación, hace que quienes la practiquen puedan abrir por sí mismos todas las puertas de la Omnifelicidad.

Swami Gurú Devanand Saraswati Ji Maharaj

Swami Guru Devanand Saraswati Ji Maharaj Monge, Santo, Iluminado y Sabio de la Orden Yoga Ascética e Iniciática de Shánkara. Creador de La Técnica del Mantra Yoga Meditación. EL MAESTRO DEL PRESENTE. EL VERDADERO GURÚ. EL SER SUPREMO.